¿Qué es el Parkinson?

Laberinto Neuronal   El Parkinson es una enfermedad que afecta sobre todo al movimiento. Fue descrita por el médico James Parkinson en 1817 como "una enfermedad que se caracteriza por una movilidad involuntaria temblorosa, con disminución de la fuerza muscular, en partes del cuerpo que están en reposo. Hay tendencia a inclinar el tronco adelante y a que el paseo se convierta de pronto en carrera. No afecta a los sentidos o a la inteligencia".

   En la actualidad se define esta enfermedad como una dolencia del Sistema Nervioso Central que afecta a las zonas del cerebro encargadas del control y la coordinación del movimiento y la postura. 

    La enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurológicos más frecuentes entre las personas de edad avanzada, aunque en un 10% de los casos aparece antes de los 40 años, manifestándose de igual forma en todas las razas y en ambos sexos. Entre los síntomas más relevantes que aparecen en el cuadro clínico de estos pacientes, se pueden destacar: temblor, ralentización del movimiento, rigidez muscular, anomalías posturales, anomalías al andar y trastornos del equilibrio. Además, con frecuencia suele ir acompañado este cuadro de: trastornos depresivos, cambios en los hábitos intestinales, trastornos urinarios, trastornos de la actividad sexual, trastornos del sueño, sudoración, trastornos respiratorios, oculares y cuadros de ansiedad. La extensa sintomatología que sufren los pacientes con Parkinson plantea serias dificultades en la mayoría de los casos para seguir haciendo una vida cotidiana normal. Ante la aparición de la enfermedad se observa en un primer momento, el impacto emocional que dicho diagnóstico tiene sobre el afectado y las personas más cercanas de su entorno, ya que se trata de una enfermedad neurológica, en la mayoría de los casos, irreversible y progresiva llegando incluso, en un porcentaje representativo a degenerar en demencia subcortical.

   Una de las primeras cuestiones que surge en el momento del diagnóstico es la incertidumbre y la falta de información respecto a lo que supone, en sí, toda la enfermedad, respecto al curso, tratamiento, evolución, así como posibles recursos que la comunidad puede ofrecer, desconocimiento presente en la mayoría de la población. Con la finalidad de cubrir la carencia informativa y la de buscar apoyo mutuo entre distintas familias afectadas por esta enfermedad, surgieron las primeras Asociaciones de Parkinson en España. Además, pronto se comprobó que estas asociaciones constituían una excelente plataforma para sensibilizar a la sociedad de la problemática que acompaña a esta enfermedad, fomentar la investigación científica y conseguir una mayor calidad de vida para los enfermos y sus familiares.